Homenaje de Geroa Bai Argentina a Manuel de Irujo Ollo


Nuestros lectores bien podrían preguntarse por
qué hemos decidido rescatar la figura de este
político navarro a cuarenta años de su
fallecimiento. A priori, podría parecer que sus
acciones estaban signadas por la durísima
coyuntura en la que le toco ejercer su actividad
política; marco que abarca desde antes del
nacimiento de la Segunda República, pasando por
la Guerra Civil, la dictadura y exilio hasta 1980
(año en que realiza su última intervención en el
Parlamento de Navarra, con casi noventa años).
Pareciera, entonces, que más allá de Honrar su
memoria, los debates y los posicionamientos de
Irujo poco tendrían que ver con el mundo en que
vivimos hoy en día. Nuestro objetivo, no obstante,
y confiamos que el lector pueda percibirlo con
mayor facilidad luego de adentrarse en los
testimonios recogidos en esta publicación,
es remarcar como Irujo nos señala un camino
y nos envía lecciones que atraviesan esas décadas
y nos sirven de reflexión en la actualidad.
Nacido en 1891, se involucra en la política desde
temprana edad (se presenta y es elegido diputado
foral, aunque luego su acta fuera impugnada por
Estella en el año 1919) y hasta los últimos momentos
de su vida (electo Senador por Navarra en 1977 y
Parlamentario Foral en Navarra en 1979, a su regreso
tras el largo exilio de 40 años). Irujo demuestra así,
como un hombre puede intentar mejorar la vida de
sus semejantes a través de la política en todas las
etapas de la vida. Representa, asimismo, una muestra
de apego a los ideales y convicciones más allá del
tiempo y de las circunstancias.
Algunos de los ejes sobre los cuales Manuel de Irujo
desarrolló su actividad se revelan de sorprendente
actualidad: la afirmación rotunda de la identidad
Navarra, perfectamente compatible a su vez con una
identidad Vasca, la preocupación por el acceso a la
educación y al trabajo de la totalidad de la población,
la vinculación entre lo local y el proyecto de
integración Europea, por citar algunos.
Pero más sorprendente que las temáticas son los
posicionamientos de Manuel de Irujo en estos temas,
que parece adelantarse así su tiempo. Pertenece desde
el primer momento a los políticos que buscan un
Estatuto de Autonomía que englobe a los cuatro
territorios vascos al Sur de los Pirineos, reivindicando
tanto la necesidad de autogobierno para Navarra
como la posibilidad de ejercerlo de forma conjunta
con los otros tres herrialdes (recordemos los ataques
que ciertos grupos políticos han realizado sobre la
Disposición Transitoria Cuarta en fechas tan recientes
como 2015 o 2018). Impulsa sin atenuantes los
proyectos de integración europea aun desde la década
de los cincuenta (integrando el Consejo Federal
Español del Movimiento Europeo), y que al
afortunadamente, incluso en tiempos de Brexit y
euroescepticismo, Navarra se compromete hoy cada
vez con más fuerza. Se involucra de forma fluida con
las comunidades vascas que residen fuera de Euskadi,
viajando frecuentemente a diferentes países de
América, incluida la República Argentina
(aunque lamentablemente la situación de exilio
también influya sobre estos viajes).
No obstante, incluso más relevantes que los
contenidos de la política de Irujo son las formas en
que la llevo adelante. En su tiempo, en los cuales la
democracia se vio amenazada por la emergencia del
autoritarismo más cruel; pero asimismo en los
nuestros, tiempos de descredito y crisis de la clase
política a nivel global y de crecimiento de
movimientos antidemocráticos en el corazón del
mundo occidental (sirva como muestra el frustrado
asalto al Capitolio), Manuel de Irujo nos subraya un
compromiso absoluto con el sistema democrático, la
libertad y el respeto de la ley; como demostró durante
la Guerra Civil siendo uno de los primeros diputados
en manifestarse abiertamente a favor de la Republica
unas horas después del alzamiento militar, a pesar de
sus fuertes sentimientos religiosos. Y en una época
signada por las violaciones constantes a lo que hoy
denominamos Derechos Humanos, Irujo abogó una y
otra vez por su respeto, independientemente de
pertenencia políticas (evitando tanto el ataque a
ciudadanos vinculados con el bando nacional durante
la Guerra como manifestándose contra el Juicio de
Burgos).
Por todo ello, pretendemos que Manuel de Irujo,
hombre de una época difícil, nos haga seguir
reflexionando a nosotros, personas de un tiempo
también cada vez más difícil. Y nos muestre como
incluso en los momentos más complicados podemos
salir adelante sin renunciar a nuestras convicciones.

Geroa Bai Argentina: Fernando Lizarbe – Jesica Falaschi Aramburu – Alejo Conti

MANUEL DE IRUJO OLLO


Nació en Estella/Lizarra lugar donde fue uno de los
fundadores del Centro Vasco y de la Ikastola, también
fue uno de los fundadores del Centro Vasco de
Iruña/Pamplona y del Diario la Voz de Navarra,
Diputado foral en Navarra, Diputado a cortes por
Gipuzkoa, Ministro de la república y Senador por
Navarra y Parlamentario foral Navarro.
Con gran parte de su familia encarcelada por el
franquismo, vive 40 años en el exilio en Inglaterra y
Francia con una intensa actividad en el
Gobierno Vasco y varios viajes por América.
Mantuvo la llama del amor patrio en el exilio y
participo en grandes aportaciones de la diáspora
vasca, como por ejemplo Radio Euzkadi de Caracas y
Editorial Ekin de Buenos Aires, lugar donde fallece su
madre Aniana. Persona mítica dentro del nacionalismo
vasco, tuvo una decisiva influencia dentro de EAJ/PNV
junto al Lehendakari Jose Antonio Agirre.
Su figura dentro del movimiento nacional vasco y su
lucha reivindicativa por la causa vasca es parte de su
legado para las nuevas generaciones.
Socio de Eusko Ikaskuntza/Sociedad de Estudios
Vascos como Euskaltzale y Abertzale, entendió a
Navarra como parte imprescindible de Euskal Herria .
“Vasconiatik Naparrura, Naparrutik Euzkadira”.
Navarra: Estado Vasco.
Para Manuel Irujo la libertad era un bien supremo,
recordó siempre a los muertos por sus ideales y en
especial a su amigo Fortunato Agirre, que fue alcalde
de su amada Estella/Lizarra donde descansan sus
restos desde hace 40 años. Ciudad que en la
actualidad ya tiene aprobada una iniciativa para hacer
una plaza que lleve su nombre, un merecido homenaje
que tarde, llegará pronto.
El León Navarro se consideraba de centro izquierda,
humanizo la política como el arte de lo posible con
enorme respeto a la vida y a la paz.
Nacionalista vasco, Europeista convencido de la unión
de naciones sin estado, en una Europa Federal.
“Hay que unir de modo solemne las inquietudes de
nuestra liberación con las que sienten los restantes
pueblos de la tierra, latir juntos en democracia
patente, hacer que todo el pueblo participe de esas
emociones”. Euzkadi-Europa
Siempre recordaba que había que llegar al corazón de
la gente y emocionar.
Es imposible no emocionarse recordando el histórico
cambio que logró Navarra en el año 2015 con
Uxue Barkos como Presidenta. Don Manuel ha sido
una persona clave para que lleguemos a ver ese
objetivo tan ansiado. Este pequeño homenaje en
tiempos difíciles de pandemia, que también marcó
tanto en la vida de Manuel al perder a su mujer
Aurelia Pozueta Aristizabal en la pandemia de 1918,
pretende recordar a Don Manuel de Irujo Ollo como
una persona referente en ideales de paz, libertad,
justicia y democracia.
FERNANDO LIZARBE
Coordinador General de Geroa Bai Argentina

MANUEL DE IRUJO

Hablar de Manuel de Irujo es hablar de diálogo y compromiso. Ejemplo de esfuerzo, lealtad, honestidad y generosidad. Le tocó vivir tiempos complicados, pero aun así, supo siempre anteponer el amor a Navarra a sus intereses personales y familiares, sacrificándose por sus ideales de justicia y libertad. Y en las situaciones más extremas, mantuvo intactas sus convicciones, sus valores democráticos y su espíritu humanista. Seguir leyendo

Bajo una txapela…una mirada esperanzada

“Nagusitzen dena nazioa da, estatua formakuntza juridiko-politiko bat baino ez delako”

Era el año 1930. Al tomar posesión de la Diputación, los diputados forales navarros tienen que jurar ante los Evangelios defender la Ley Pacionada de 1841.

Yo al hacer el juramento:

-“Este juramento se refiere exclusivamente a las relaciones normales entre el Estado y la Diputación, porque yo tengo como programa el de la Reintegración foral plena, con derogación de la Ley de 25 de octubre de 1839, … Seguir leyendo

UN ABERTZALE VISIONARIO Y PRAGMÁTICO

Desde mi posición de Euro diputada contribuir a este homenaje a Don Manuel de Irujo obliga a hacer parada y fonda en su aportación a la construcción europea. El político navarro, y por lo tanto vasco, como le gustaba recalcar fue, para empezar, un abertzale de una pieza, convencido y coherente. Pero esa posición, la de miembro de un país pequeño, que buscaba, busca y buscará su papel en el concierto de las naciones, le llevó a desarrollar una teoría política sobre Europa, su unión y funcionamiento que, como las de Landaburu o el propio Lehendakari Agirre beben de las mismas fuentes: una lógica aplastante, profundas convicciones democráticas y un humanismo pragmático y con identidad nacional. Por eso Hoy, mirando con perspectiva su aportación política, a su condición de abertzale y pragmático hay que añadirle otro adjetivo: el de visionario. Seguir leyendo

El legado de Don Manuel

Cada vez que tengo la oportunidad de zambullirme por las páginas de los tomos y publicaciones que albergan las estanterías de EAJ-PNV en nuestra sede de Iruña, en la calle Zapatería, descubro y aprendo algo de D. Manuel de Irujo Ollo. Nos dejó, sin duda, un gran legado. El legado de esas personas que resultan señaladas como arquetipos de una generación. Personas que con su ejemplo y trayectoria trascienden a su tiempo. Para el nacionalismo vasco en Navarra este es el caso de Don Manuel de Irujo Ollo. Seguir leyendo

Don Manuel de Irujo, un hombre bueno

Siempre es difícil intentar describir a una persona en un texto, hacerlo con éxito lo es aún más. No son pocos los detalles acerca de su vida a los que un escrito nunca hace justicia, por exceso o por defecto. Es más, cuando a uno le toca resumir a un gigante del siglo XX en poco más de mil palabras, todas estas dificultades quedan pequeñas. Imposible no sentir cierto vértigo ante la página en blanco, que deberá ser trazada con los pormenores de una vida de película. Seguir leyendo

Manuel Irujo Ollo, un hombre de paz

Corría marzo del año 1977, dos años después de la muerte del dictador Franco. Yo vivía en el barrio de San Juan-Donibane, y ese día estaba con mis amigos correteando en una plaza (entonces en Iruñea, como ese pueblo grande que era, los niños y niñas nos criábamos en la calle), cuando vimos una multitud de personas que entraban en el pabellón Anaitasuna. Seguir leyendo

Recuerdo a Manuel de Irujo, de Gazteok Bai

“Que mi patria chica es Nabarra, llamada antiguamente Vasconia, uno de los Estados libres del País Vasco o Euskadi, y esta es la verdadera y única patria de todos los vascos”.

“Que por la misma causa, mi lengua natural no es el francés ni el castellano, hijas del latín; sino el euskara, llamada por Sancho el Sabio lingua Nabarrorum”.

Un día como hoy fallecía hace cuarenta años el lizartarra y EAJ/PNV kide Manuel de Irujo, quien fue en diferentes ocasiones Diputado, Senador por Navarra y ministro durante la Segunda República. Seguir leyendo